06.10.2011

 

Silver Star

Le encantará o la odiará, pero no la olvidará, 1.620 m de largo y 73 m de alto. ¡Un viaje de tres minutos lleno de adrenalina!

Si alguna vez se preguntó como se siente la acelaración y la fuerza G en un coche de Fórmula Uno, entonces debería montar en la super montaña rusa de Europa-Park, la Silver Star. Pero no es solamente elviaje lo que pone los pelos de punta, sino también la altura. Y todo se hace por la gravedad, 130 km/h y más de cuatro Gs.

Las super montañas rusas son construcciones de acero que están sumamente preparadas para alcanzar máxima velocidad y sensación de ausencia de la percepción de la gravedad (airtime), lo que le confiere esa sensación de vuelo. Para mantener la seguridad con semejantes fuerzas se necesitan lo más altos estándares de ingeniería y mantenimiento. La Silver Star cumple con los estrictos requisitos TÜV, la agencia alemana de inspección técnica.

Aunque los últimos asientos sobresalen del vagón, es la barra de seguridad lo que más impresiona. Tiene un diseño futurista, está hecha de acero revestido de un tejido acolchado negro; y cuando se ajusta cómodamente, el chasquido del cierre asegura que le mantendrá firmemente en su sitio.

Rendimiento extremo, emociones extremas
El viaje comienza con un lento ascenso que pone de los nervios y le hunde en el asiento. Cuando el tren llega a la cima de 73 m de altura casi se detiene, pero de repente se oyen gritos de miedo y emoción cuando la Silver Star entra en caída libre, con una aceleración de 130 km/h, tronando mientras atraviesa una serie de vueltas y caidas diseñadas para que la sensación de ausencia de la percepción de la gravedad sea la máxima posible. Los más tímidos se aferran a la barra, mientras que los temerarios levantan los brazos para aprovechar al máximo los efectos de la fuerza G negativa, por supuesto bien sujetos por la barra de seguridad. Y justo cuando empieza a pensar que ya ha terminado, de improviso el tren sale disparado hacia una herradura con una curva de 120º. El final es apoteósico, ahí es cuando los chillidos de euforia se convierten en gritos de alegría y alivio, cuando la velocidad disminuye y se dan cuenta de que están sanos y salvos. ¡Un viaje alucinante y equivalente a la aceleración y la fuerza G que se experimentan en un coche de Fórmula Uno, pero sin motor! ¿Cómo lo hacen para conseguir la máxima fiabilidad y seguridad?

Alta tecnología y valores tradicionales
Las montañas rusas han recorrido un largo camino desde los tiempos de los antiguos toboganes rusos, pistas de hielo en soportes de madera que alcanzaban hasta 25 metros de altura y se remontan al siglo XV en San Petersburgo. Hoy en día, las montañas rusas modernas, como la Silver Star, están controladas por ordenador. En estas, la velocidad y la carga de los pasajeros se calculan constantemente para aplicar la cantidad justa de frenado magnético, pero al igual que en los tiempos de los toboganes rusos, las vibraciones y la seguridad siguen siendo temas que requieren la máxima atención. Para asegurar que las barras de seguridad hacen bien su trabajo éstas deben estar a prueba de vibraciones.

Hans Volz, el ingeniero jefe a cargo del mantenimiento de la Silver Star, confía en Loctite 243: “Todos los días revisamos las 108 barras y cada año las desmontamos por completo para hacer una inspección detallada. Cuando las volvemos a montar aplicamos Loctite 243 para fijar las roscas que conectan los trinquetes a la barra principal. Loctite 243 es un fijador de roscas de resistencia media, lo que significa que es lo suficientemente fuerte para soportar las cargas y las vibraciones, pero se puede desmontar para su mantenimiento. Es el producto perfecto para nosotros”.

Que las ruedas sigan girando
Las ruedas guía son cruciales para proporcionar una marcha rápida y segura y mantener el tren sujeto a la vía por todos los lados. Al igual que las barras de seguridad, las ruedas se revisan a diario y una vez al año se desmontan, examinan y se vuelven a montar. Para poderlos inspeccionar completamente, las carcasas de acero de los rodamientos de bolas tienen que desmontarse de las ruedas de aluminio, y cuando hay que revisar exhaustivamente 120 ruedas la eficiencia es importante.

Volz, el jefe de los mecánicos tiene un truco: “Como el aluminio se expande más rápidamente que el acero, calentamos las ruedas a 70 °C, lo que nos permite extraer la carcasa de acero sin mayor complicación. A continuación, limpiamos todas las superficies con Loctite 7063. Utilizamos Loctite 638 para fijar la carcasa, pues es un retenedor de alta resistencia, ideal para usarse en piezas cilíndricas de metal. Y usamos Loctite 243 para fijar las roscas de los pernos que sujetan las carcasas de los rodamientos de bolas, y las de los pernos que sujetan las ruedas al tren”.

“Loctite 243 nos ahorra mucho tiempo, lo que es un valor añadido”, dice Achim Stoss, el ingeniero responsable del mantenimiento de la Silver Star. “Las piezas permanecen fijas y seguras durante el todo el tiempo necesario, pero Loctite 243 permite que las podamos desmontar con herramientas manuales”.

A pesar de ser el parque temático más grande de Alemania y el parque de temporada más grande del mundo, el Europa-Park sigue siendo un negocio familiar. “La familia Mack se ha dedicado al negocio de las montañas rusas desde la década de 1920. Los valores familiares tradicionales aun siguen en pie, y eso se ve en la manera en la que la gente trabaja”, dice Alfred Kaltenbach, el gerente del área de ventas de Loctite.




¿Necesita ayuda?

Dpto. Técnico:
93 290 49 05
Marketing:
93 290 43 64
Att. al Cliente:
93 290 44 86

Videos y Documentación