07.12.2010

 

Un nicho de alta precisión

¿Qué es una lanzadera cartesiana? ¿Un micromanipulador? ¿Y un manipulador de fibras de carbono polar? Si su respuesta es “No lo sé”, probablemente tampoco habrá oído hablar de la empresa AMG SA de Francia.

AMG es una empresa mediana que opera con éxito en el mercado mundial a la vez que sigue manteniendo una filosofía de empresa familiar. Trabajando en un nicho de mercado muy especializado, AMG ha conseguido establecer filiales en emplazamientos clave de Europa y del continente americano.

La producción de dispositivos como el micromanipulador exige una fabricación de una precisión extrema. El motivo por el cual el proceso de producción es tan exigente y sofisticado queda claro si echamos un vistazo a lo que hace un micromanipulador: es un dispositivo que se utiliza para interactuar físicamente con una muestra observada en un microscopio. Aquí se necesita un nivel de precisión en los movimientos que la mano humana no puede conseguir sin ayuda.

Reunión de alto nivel
Los productos de AMG también se utilizan en el espacio, como los manipuladores polares, otro tipo de robot. Trabajar a este nivel significa que AMG tiene que confiar en los proveedores de materiales y equipos más fiables. Y es aquí donde Loctite y AMG se encuentran.

Mientras diseñaba un robot para la industria automovilística, AMB se encontró con un problema a la hora de unir el aluminio y el aluminio fundido. Las fuerzas que debe resistir el robot durante el uso pueden ser de hasta seis Gs. Inicialmente, AMG intentó utilizar la tecnología de sujeción convencional, es decir, la mecánica. Pero este planteamiento, que en este caso era la soldadura, no funcionó. La unión no era lo suficientemente fuerte como para garantizar el funcionamiento del dispositivo. AMG acudió a Loctite, y los ingenieros de Loctite encontraron una solución: el epoxi bicomponente Loctite 9466. El uso de la tecnología adhesiva permitió que el brazo robótico pasara todas las pruebas: la unión demostró ser lo suficientemente resistente.

Resistencia sin igual
Los adhesivos epoxi forman parte de los adhesivos conocidos como adhesivos estructurales o adhesivos de ingeniería. Los adhesivos epoxi se pueden desarrollar específicamente para casi cualquier aplicación. Los epoxis son prácticamente imbatibles en cuanto a resistencia térmica y química entre los adhesivos comunes. Loctite ofrece una amplia gama de adhesivos epoxi y es capaz de desarrollar adhesivos a medida para tareas específicas.

En el caso de AMG, no fue necesario hacerlo puesto que la solución se encontraba en la gama de productos existente. Sin embargo, teniendo en cuenta el desarrollo del negocio de AMG y el tipo de retos a los que se enfrenta, esto podría cambiar en el futuro.

Uno de los motivos por los que este proveedor francés de robótica y microelectrónica es capaz de dar una respuesta tan efectiva es su especialización en determinados nichos.




¿Necesita ayuda?

Dpto. Técnico:
93 290 49 05
Marketing:
93 290 43 64
Att. al Cliente:
93 290 44 86

Videos y Documentación